IRON MAIDEN
Ifeca, Jerez (Cádiz)
11/07/2003

SET LIST 'Give Me Ed...Til I'm Dead' tour:Iron Maiden

1. 'The Number Of The Beast'
2. 'The Trooper'
3. 'Die With Your Boots On'
4. 'Revelations'
5. 'Hallowed Be Thy Name'
6. '22 Acacia Avenue'
7. 'Wildest Dreams'
8. 'The Wickerman'
9. 'Brave New World'
10. 'The Clansman'
11. 'The Clairvoyant'
12. 'Heaven Can Wait'
13. 'Fear Of The Dark'
14. 'Iron Maiden'
15. 'Bring Your Daughter...To The Slaughter'
16. '2 Minutes To Midnight'
17. 'Run To The Hills'

Después de ver a los británicos en tres ocasiones por tierras andaluzas con Blaze Bayley al frente y de presenciar el directo de Bruce Dickinson con su banda en el festival Rock Machina del año pasado, ya era hora de ver a la doncella en plenas facultades, es decir a los "verdaderos" Iron Maiden, o lo que es lo mismo: Nicko McBrian tras los tambores, Adrian Smith y Dave Murray a las guitarras, Bruce Dickinson haciéndose cargo de las voces y "el jefe" Steve Harris aporreando el bajo (más el guitarrista Janick Gers, como viene siendo habitual en los últimos años). Para esta gira la banda ha decidido acompañarse por unos teloneros que, quizás quedaban un poco fuera de lugar por su rock de sabor setentero pero que, siendo una de las bandas favoritas de Steve Harris, estaba más que claro su papel en estos conciertos. Desafortunadamente, y debido a algunos problemillas que tuvimos en el viaje (atascos varios y demás) y otros tantos a la entrada del recinto con nuestras acreditaciones, la actución de Stray no pudimos presenciarla. Haciendo un sondeo espontáneo entre algunos sectores del público la gente me comentaba que en lo estrictamente musical el grupo había estado bien, obviamente son músicos experimentados, pero que su estilo no era el más adecuado para abrir un show de Iron Maiden. Lo cierto es que me hubiese gustado poder hablar por mí misma pero así es la vida, quizás la próxima vez tengamos más suerte.

Bruce DickinsonEntrando ya en harina de lo que fue la espectacular descarga de los Maiden, comentaros que el repertorio que traían para la ocasión (como podréis comprobar más arriba) estuvo compuesto por diecisiete canciones (a cual mejor), entre las que se podía encontrar de todo un poco (y que tan sólo difería en orden del set que publicamos en nuestra sección de noticias algún tiempo antes de que la gira volviera a España): sus clásicos de toda la vida como la siempre genial 'The number Of The beast' (con introducción incluída), 'Revelations' que sonó de muerte y fue una grata sorpresa para los fieles que llevaban años esperando que volvieran a meterla en sus conciertos (de 10), el pedazo de himno 'Hallowed Be thy name' o 'Heaven Can wait', con el conocido numerito de un puñado de afortunados fans haciendo coros junto a los reyes en escena. De los discos con Blaze Bayley sonó 'The clansman' a la que precediera un largo y pesado discursito de Bruce Dickinson comparando a las hordas metálicas con los antiguos clanes escoceses, enalteciendo la libertad y echando tierra sobre la MTV y distintas emisoras de radio que dejan de lado el metal y sólo apoyan la música comercial (razón no le faltaba pero la gente estaba ansiosa de oir más temas y llegó a impacientarse ante tamaña presentación). La noche también nos deparaba varias canciones de la etapa más moderna de la banda, traducida en temazos como 'Brave new world' (con un estribillo supercoreado por la audiencia) o 'The wickerman' (tema indicadísimo para el directo, capaz de ponerle las pilas al más apagado)... incluso nos obsequiaron con una canción que irá en su nuevo álbum 'Dance Of Death', llamada 'Wildest dreams' y que, por lo que pudimos escuchar, tiene muy buena pinta. La banda en general estuvo muy bien, aunque eso de tener tres guitarristas en escena a veces es demasiado y algunas canciones se resienten... Bruce, muy en forma tanto física como de voz, animando al público como siempre y repitiendo su famoso grito de guerra "scream for me Jerez" (espeluznante verle subir y bajar por el andamiaje como si tal cosa e incluso cantar algunas estrofas desde las alturas). Del escenario he de decir que era bastante modesto, de grandes dimensiones pero algo desangelado, tan sólo algunos murales con distintos dibujos de Eddie y dos grandes banderas de Inglaterra a ambos lados del kit de batería (una de ellas le sirvió a Bruce para ondearla durante 'The Trooper'), un juego de luces potente y buen sonido, pero nada de derroche ni muñecos hinchables... Como ya es costumbre, en el transcurso de 'Iron Maiden', apareció en escena un Eddie inspirado en el de la portada del recopilatorio 'Edward The great', algo falto de movimiento pero que gustó mucho a la gente... en definitiva, un gran concierto de una gran banda, no esperaba menos.


texto: Gema Pérez.
fotos: Rodrigo Mayayo.