METALIUM + Avalon
Sala Arena (Madrid)
14/11/2000

Chitral Somapala (Avalon)

Después de oir su magnífico "Chapter Two" y ver un adelanto de esos temas en directo en el Rock Machina, esta nueva gira de Metalium era una de las que definitivamente no nos podíamos perder. Por eso, y pese a encontrarnos a más de 700 kilómetros de la capital española, cogimos nuestros bártulos y nos pusimos rumbo a otra excitante aventura metálica.
En un principio los planes del tour incluían como acompañantes de Metalium a sus compatriotas Powergod y al super-proyecto liderado por DC Cooper, Silent Force (de hecho, en las entradas aún se podían leer sus nombres) pero finalmente y, supongo que, debido a problemas con los promotores los encargados de abrir fuego esa noche fueron AVALON, un buen grupo de Metal Melódico con tintes progresivos que, aunque cuentan ya con cuatro discos en el mercado, aquí en España todavía son poco conocidos. Venían a presentar su último trabajo, "Eurasia", del que les quedaron perfectos "The Stranger" y la versión del clásico de los ´80 "Kyrie", incluída en el CD como bonus-track. Desde luego, hay que aplaudir el aplomo que demostró la banda frente a una audiencia en el comienzo algo fría, que apenas se sabía los temas y que, en su mayoría, había acudido al recinto exclusivamente para ver a Metalium. A destacar, sobre todo, la labor del vovalista Chitral Somapala, un frontman muy expresivo, que no paraba de moverse y hablar con la peña, consiguiendo, a medida que avanzaba el concierto, grandes ovaciones por parte del escaso público que acudió a la cita (alrededor de 170 personas, algo inexplicable). En resumen, un sobresaliente para los chicos de Avalon.
Matthias Lange El gran momento había llegado, se apagaron las luces y comenzó a sonar la intro "The Elements", ya era un hecho, METALIUM habían tomado el escenario. Sobre él iban apareciendo las inconfundibles figuras de Matthias Lange, Jack Frost, Lars Ratz, Mark Cross y Henning Basse entre gritos y aplausos de todos los metalians que se encontraban en la sala. Su show no se limita a llevar al directo los temas de sus discos, sino que va más allá, introduciendo en el espectáculo un gran número de efectos visuales y convirtiendo la escena en una recreación muy fidedigna de la portada de su más reciente obra maestra. Al fondo, detrás del set de batería de Mark, se situaba un gran telón con el logotipo del grupo impreso y a ambos lados de los tambores, dos enormes banderas negras conteniendo el famoso símbolo de la banda. Incluso los pies de los micrófonos se han convertido en auténticas obras artesanales, representando la cara del héroe Metalian con su larga cabellera y un par de ojos de color rojo que brillan amenazantes en la oscuridad. Todos los miembros de la banda salen a tocar con el atuendo de su último disco, como ya hicieran en Moncofa, pero ahora han incorporado un elemento nuevo a su espectacular atrezzo, el vocalista Henning Basse luce un extraño artefacto en su brazo izquierdo, igual al que porta su misteriosa "mascota" en la carátula del album, muy impactante. En cuanto a lo estrictamente musical, después de la intoducción nos atacan con uno de los himnos de su primer disco, "Fight", que suena realmente demoledor, seguido de otro de los mejores temas de aquel CD, el fantástico "Dream Of Doom", la gente ya se ha vuelto completamente loca..."Eye Of The Storm" de "State Of Triumph" es el próximo, luego "Stygian Flames", para el que han reservado el número de la antorcha que Lars Ratz solía ejecutar durante el cover de "Smoke On The Water", le sigue el maravilloso "Break The Spell", tras el cual hacen un pequeño parón para ofrecernos sus dos baladas, "Metamorphosis" del "Chapter One" y "Prophecy" del último, enlazadas perfectamente en el que sería el único momento de relax del concierto. La caña vuelve a ser protagonista con "Metalians", Henning Basseel sensacional "Years Of Darion", "Metalium" y, como hipotético cierre de la noche, "Inner Sight". En este punto los chicos abandonan por primera vez el escenario pero los fans, lógicamente, quieren más y ellos, ni cortos ni perezosos, vuelven a escena para obsequiarnos, no con un bis sino con dos nuevas embestidas que dejarían completamente exhaustos tanto al público como a la propia banda. Reinician la carga con el medio tiempo "State Of Triumph", para el que Henning Basse nos había preparado otra sorpresa, cantar en castellano (o algo parecido) parte de su estribillo, detalle que el público aplaudió enormemente. Era momento para la versión de los Purple, "Smoke...", ya sin fuego, pero igual de buena y, la segunda pausa de la noche después de un fantástico "Revelation". Nuevamente la audiencia reclama al grupo, que saltaría al escenario, ahora sí, por última vez con "Steel Avenger" (de fábula), "Erania" y, otro de los himnos de su debut, "Free Forever", con juego vocal con los fans por parte de Henning. Pero eso no es todo, todavía escondían una última cosa en la manga, un final de fiesta apoteósico con Jack Frost, Lars Ratz y Matthias Lange lanzándose sobre el público. Después de esto puedo afirmar una vez más que Metalium son, sin ningún género de dudas, los nuevos REYES DEL METAL.

texto: Gema.
fotos: Rodrigo.