METALIUM + Edenbridge
Sala Pagoa Club, Oiartzun, Guipúzcoa
Capitulo III: La unión de los verdaderos Metalians.
11/5/02

A estas alturas quién puede dudar de la calidad de este grupo, de su excelente puesta en escena, de sus increíbles músicos, de su amor por el buen heavy metal y de sus más que seguidores los metalians. Pues todo esto, se fusionó en una noche que solamente pertenecía a Metalium y a sus fans. Un hermoso sábado 11 de Mayo que acogía a este grupo en lo que iba a ser un concierto inolvidable, por lo personal que fue éste, ya que ahí presentes, habría unas cien personas, pero todos fans de Metalium, y coreando sin parar todos sus himnos.

Los teloneros Edenbridge, empezaron a las 21:00 en punto sin perder ni un segundo. Lo que más destacaba de este grupo era su cantante, una soprano al más puro estilo Nightwish, seguido por dos brillantes guitarristas, de una excelente calidad, notándose en uno de ellos (el más joven), un acercamiento al señor Malmsteen por sus posturas y solos. No tuvieron muy buen sonido y la voz no se notaba tan potente durante el show, aunque fue aceptable. Démosle un aprobado, pero justo, a este joven grupo.

Lars Ratz Llegaban las 22:30, la sala se oscurecía, la gente se callaba para escuchar la Intro del último capítulo de la trilogía, y ahí saltaba el cuarteto con una de sus canciones más representativas, "Fight", siendo Michael Ehre el completo protagonista con el solo impresionante que nos brindó de aquel Terrana del primer capítulo de esta trilogía. Todos los ahí presentes corearon eufóricos esta impresionante canción, llegando a tapar el ruido atronador del bajo de Lars, y este sonriendo, pedía que le subieran el volumen de su bajo, así, notándose más que el bajo de Steve Harris o Lemmy, que ya es decir, en fín, un sonido arrollador para el resto del concierto. Seguido, dieron paso sin más a "Break The Spell", donde al principio Henning se dolía de la garganta tosiendo varias veces dejando que el público siguiera con la canción durante unos segundillos. Ahora nos entraba un nuevo miedo: la voz de Henning, aunque rápido se disiparía esta duda sobre el estado del vocalista. Pasaba el turno a "Dream of Doom", con un Henning acojonante, hay que decirlo. Luego siguieron canciones como "Rasputin", "Odin Spell", "In The name Of blood" y "Revelation", que fueron los que dieron el paso al impresionante "Eye Of The Storm". En esta canción, tengo que decirlo con una sonrisa inmensa y honor, que Henning se acercó totalmente a las primeras filas pasando el micro a uno de los ahí asistentes para que éste cantara a dúo con el señor Basse todo el estribillo, y este afortunado era yo mismo. El hombre se me acercó poco a poco y viendo que yo no paraba de cantar y echar agudos, me hizo pasar unos de los mejores momentos de toda mi vida, para mi fue lo mejor del concierto, ya que era uno de mis sueños (y el de todo cantante, mirar que he llegado hasta soñar que canto Resurrection de Halford con el mismísimo Metal God), que me pasaran el micrófono en un concierto y cantar para que todos oyeran mi voz, acojonante. Para el colmo, luego dieron paso a la bella "Prophecy", que eso ya, fue más que increíble, que suave, que bello, eso sí que es una canción. Todavía quedaba mucho para que finalizara el concierto, y después de esta hermosa canción, activaron pura dinamita en los altavoces y amplificadores para que estallaran "Revenge Of Tizona", la coreadísima "Metalium", "Inner Sight", "Oddysee", y "Accused to be a Wicht", hasta que llegó la impresionante "Hero Nation", que con todo su poder derribó a todo el público dejando a todo el presente atónito con la voz de Henning (tanto a la vendedora como al barman, de eso seguro). El ruido de la machacada última cuerda del bajo de Lars, daría paso a uno de los riffs más importantes y conocidos de la historia de la música (para que luego digan que el heavy metal es ruido) y que en ese momento lo hacía sonar perfectamente al estilo Metalium el único seis cuerdas, Matthias Lange. Como no, hablamos de "Smoke on the Water", increíble. Y por último, "Free Forever", ¿¡qué mejor que esta canción para finalizar este conciertazo?! Pues igual la impresionante y conocidísima "Steel Avenger", que ya nos hubiera gustado haberla disfrutado esa noche, pero no pudo ser ya que no les quedaba más tiempo para seguir ahí arriba enseñando lo que es música de la buena. En fín, Michael enseñó estar al mismo nivel que sus antecesores, Lars y Matthias se las apañan por primera vez sin otro guitarrista y Henning, qué podemos decir de él, pues que como siempre, Metalium seguirán vivos por muchas desgracias que les ocurra o por muchos más cambios que haya en su formación (esperemos que no). Al final del concierto, bajaron todos los componentes a charlar con los fans y a sacarse unas fotos, y como no, yo no me lo perdí, así que charlé sin parar con ellos, y más que nada con Henning, haciendo un trato con él para el próximo concierto, ya véis, esto es heavy metal, unión, hermandad, amor. ¡Hasta la próxima Metalium!

Henning Basse Como anécdota nuestro amigo Gexan nos contaba lo siguiente: Sobre este concierto, al principio se podía esperar un show soso, desganado y con una asistencia mínima por parte de los fans. Todos nos hacíamos la misma pregunta, ¿Por qué no alquilaron la sala Jam de Bergara, o por lo menos la sala Bilborock? Pués bueno, esto me lo aclaró Dani, el promotor de "getin" que se encarga de cuidar a los músicos y que todo esté en orden para que el concierto sea perfecto. Nos aclaró, que Metalium, como un grupo de nivel que es, tenían planeado desde el principio ir a la sala Jam de Bergara, al igual que en la gira anterior, pero esta vez, no pudo ser así ya que para ese mismo sábado, otro grupo lo tenía alquilado (un grupo totalmente desconocido en la onda metalera), y seguido, me dijo que con Bilborock pasó más de lo mismo, que otro grupo se les había adelantado, pero esta vez, fueron el grupo nacional: Porretas. Y entonces me dijo que solamente les quedaba una sala, que era esta, la sala Pagoa Club de Oiartzun, una hermosa cervecería, que para el colmo, en el piso de arriba, se estaba celebrando el banquete de unos recién casados algo sorprendidos, por la presencia de tantos melenudos que iban enteritos de negro en el piso de abajo (todos con sus cervezas en la barra), y a la vez, otros subiendo al piso de arriba con guitarras y bajos de forma de hacha (los de Lars y Matthias), ¿¡gracioso no?!.

texto y fotos: Gexan Etxabe Ugarte.